Largas colas a pesar de la suspensión del besapiés de Medinaceli

Largas colas a pesar de la suspensión del besapiés de Medinaceli

Adiós al tradicional y multitudinario besapiés en Jesús de Medinaceli. No lo habrá este viernes. El coronavirus Covid-19 tiene la culpa.

Los hermanos capuchinos siguen las recomendaciones de Sanidad y el Arzobispado y lo eliminan para evitar el contagio. El coronavirus se lleva por delante una de las tradiciones más antiguas de Madrid.

“Yo llevo desde ayer al mediodía, pero otra amiga nuestra de 84 años ha estado aquí cogiéndonos la vez”, asegura una de las devotas.

“Me parece muy correcto que lo hayan suspendido. Por mi parte está bien. Llevo viniendo desde los 10 años y quedándome por la noche ya 39 años. Me ha cumplido muchos deseos, sobre todo salud para todos”, asegura otra vecina.

"Lo importante es la salud y le tiraremos un beso con la mano”

“No hay otra, lo importante es la salud y le tiraremos un beso con la mano”, asegura una de las fieles, que viene desde Villaverde.

El Arzobispado de Madrid había recomendado, "para prevenir contagios por coronavirus", no besar la talla de Jesús de Medinaceli en la visita que realizarán los fieles el próximo día 6, como es tradición cada primer viernes de marzo, en la basílica-santuario del Cristo de Medinaceli.

Los Hermanos Capuchinos y la cofradía de Jesús de Medinaceli han precisado que "no se hará el besapié ni se dejará que se toque la figura", aunque se mantienen las misas programadas y el resto de celebraciones.

Entre otras medidas, no van a encontrar agua bendita en las pilas y tampoco recomienda que nos demos la mano en la misa.