Cómo evitar la carencia de vitamina D durante el confinamiento

Cómo evitar la carencia de vitamina D durante el confinamiento

Llevamos veinticuatro días de confinamiento por el coronavirus, que serán probablemente bastantes más, y estar encerrados impide que recibamos los rayos de sol y, por lo tanto, que produzcamos vitamina D, clave para los huesos y nuestro sistema de defensas.

Telemadrid ha querido saber si esa falta de Vitamina D se puede compensar con una alimentación adecuada. La nutricionista Verónica Chazín explica a Telemadrid de dónde podemos sacar ahora la vitamina D. Ya que recibimos poco sol, podemos obtenerla de los alimentos.

La dieta y la vitamina

“Debemos atender a la dieta –dice Chazín- hay que comer pescado azul, huevos, donde está presente en la yema, o los lácteos, pero que sean enriquecidos, porque en la leche hay poca y ninguna en las desnatadas”.

También la forma en la que preparamos esos alimentos puede determinar que el consumo de vitamina sea mayor o menor, ya que la vitamina D se fija por las grasas. En principio, las cantidades que debemos comer de cada uno de los alimentos a la semana para obtener la cantidad recomendada de esa vitamina son las “normales”. Una o dos veces por semana los pescados y los huevos y lácteos a diario.

El sol desde la ventana

Verónica Chazín no cree que los días de confinamientos que llevamos hasta el momento puedan causar una falta de vitamina D porque “no siempre nos exponemos al sol en circunstancias normales y no pasa nada”. De todas forma recomienda “tomar el sol 15 o 20 minutos desde la ventana o la terraza quienes la tengan”.