España, bajo la lupa de Bruselas por los altos niveles de contaminación

España, bajo la lupa de Bruselas por los altos niveles de contaminación

La Comisión Europea podría anunciar este jueves que lleva a los tribunales a España por incumplimientos en contaminación tanto en Barcelona como en Madrid.

El Ayuntamiento de la capital asegura que no se debe a su gestión, porque los índices son excesivos desde hace años. La oposición, sin embargo, acusa al alcalde, José Luis Martínez Almeida, por su moratoria de multas en Madrid Central.

La Comisión Europea tiene previsto denunciar este jueves a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por incumplir la normativa europea de calidad del aire en Madrid y Barcelona, según han confirmado este miércoles a Efe fuentes comunitarias. La decisión, que se votó este miércoles pero no se publicará hasta el jueves, supone que la justicia comunitaria examinará ahora el caso y podría acabar imponiendo una sanción a España.

La Comisión retoma con esta decisión el procedimiento de infracción iniciado contra España por los excesos de dióxido de nitrógeno registrados en Madrid, Barcelona y el área del Llobregat (Cataluña), que exceden los niveles máximos de la normativa comunitaria vigente desde 2008.

La Comisión decidió en mayo del año pasado no llevar a España ante el Tribunal de Justicia por exceder los límites de contaminación del aire, dado que el país había previsto o puesto en marcha medidas que le parecían apropiadas para atajar el problema. Era el caso de Madrid Central, el área de bajas emisiones en la capital que el nuevo Ayuntamiento está tratando de revertir.

La denuncia podría afectar de lleno los planes del nuevo equipo municipal del PP y Cs en la ciudad de Madrid, que pretende moderar las exigencias de la zona de bajas emisiones, conocida como Madrid Central, instaurada por el anterior Ejecutivo local mediante restricciones al tráfico. El nuevo Gobierno municipal de PP y Ciudadanos estableció una moratoria a las multas en Madrid Central que arrancó el pasado 1 de julio y tenía previsto extender hasta el 30 de septiembre, pero dos juzgados madrileños decidieron mantener las sanciones al estimar que la protección a la salud y al medio ambiente están por encima de cualquier decisión política.

En España la calidad del aire registró "una ligera mejoría" de todos los contaminantes en 2018, aunque habría empeorado en lo que va de este año, sobre todo en lo relativo al dióxido de nitrógeno (NO2), según el Informe de Transición Ecológica con los resultados de 2018 de la Calidad del Aire en España publicado este martes.

Una "alternativa" que evite sanción

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, se ha comprometido este miércoles a presentar "lo antes posible" un modelo "alternativo" que evite la sanción de la Unión Europea y ha culpado al anterior Gobierno municipal de Manuela Carmena de "no aplicar medidas eficaces" contra la contaminación, ya que la Comisión Europea, ha asegurado, retoma la sanción contra España por el plazo de 2010 a 2017 por lo que "las medidas acometidas por el anterior Gobierno no han sido eficaces".

Según el delegado, la remisión de la sanción europea será un "proceso muy largo y que puede durar años" por lo que van a contar con todas las partes para evitarla para ejecutar "compromisos a largo plazo".Ha recalcado que las emisiones de dióxido de carbono no sólo proceden de los vehículos y desde el nuevo cogobierno del PP y Cs "quieren combatir todos los frentes en todo Madrid". El delegado de Medio Ambiente ha recordado el compromiso del nuevo Consistorio con las financiaciones de la renovación de las flotas de vehículos de turismo, carga y descarga, autobuses y de pequeños comerciantes, al igual que eliminar las calderas de gasóleo y carbón porque ha insistido que "todo Madrid es central".

Ha aseverado que "uno de los errores" del equipo Ahora Madrid fue "no escuchar a todas las partes" y, por ello, se está reuniendo con más de treinta asociaciones para configurar un "modelo ambicioso" que sea "integral, efectivo y global".

También el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, ha afirmado que la denuncia que tiene prevista realizar este jueves la Comisión Europea a España por incumplir la normativa de calidad del aire obedece no solo a lo que ha tenido lugar a lo largo de "los últimos 30 días, sino a lo largo de los últimos años". "Acatamos las indicaciones", ha dicho Rollán y ha subrayado que el nuevo Ayuntamiento, con el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, trabaja ya en "un plan de choque" para garantizar el "medioambiente en general y el aire que respiramos en particular".

La versión de la oposición

La portavoz de Medio Ambiente y Movilidad de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital, Inés Sabanés, ha espetado que la posible multa que podría imponer la Comisión Europea al Reino de España por los niveles de contaminación de Madrid "se veía venir", lo que le ha llevado a cargar contra las "actuaciones precipitadas y equivocadas" del Gobierno municipal de PP y Cs. "Claramente se veía venir. Cuando te están avisando porque hay que tomar medidas más contundentes lo que no puede hacer un gobierno en su entrada es rebajar, minorar o cuestionar medidas que no sólo estaban funcionando sino que tenían el aval de la Comisión Europea. Las actuaciones precipitadas y equivocadas han generado una enorme desconfianza en la Comisión Europea", ha diagnosticado Sabanés.

Las medidas del Plan A habían generado en Bruselas "un nivel alto de confianza" que ahora ha sido trastocado, con una amenaza de sanción en ciernes, "por la irresponsabilidad del gobierno que, nada más entrar, ha ido tocando medidas y sin alternativas", ha sostenido. Sabanés ha rechazado las críticas del Gobierno municipal, que apuntaba que la sanción deriva de las actuaciones puestas en marcha desde 2010, dirigiéndose al delegado del área, Borja Carabante, que "debería saber que desde que se da la moratoria a Madrid se producen múltiples reuniones" pero la amenaza de sanción llega ahora, después de haber intentado la suspensión cautelar de las multas de Madrid Central.

Por su parte, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, ha reclamado al Gobierno municipal que implemente más medidas del Plan A de Calidad del Aire y no sólo por la multa que puede venir de la Comisión Europea sino por una cuestión de salud pública. El edil socialista cree que se está "perdiendo mucho tiempo". Son 40 días del nuevo gobierno en el Ayuntamiento y se tenían que haber dado medidas complementarias que marca el Plan A", ha argumentado. Y mientras se envía "un mensaje negativo para la Comisión Europea y para la ciudadanía" con el intento de "revertir Madrid Central", zona de bajas emisiones que quedó paralizada una semana hasta que llegaron las resoluciones judiciales. De no haberlo hecho "el daño podía haber sido grande".