Nacer en cuarentena, la vida se abre paso en la adversidad

Nacer en cuarentena, la vida se abre paso en la adversidad

Miles de seres queridos que se han ido, pero otros están llegando. Durante estas semanas, en plena crisis del coronavirus, las plantas de maternidad de los hospitales siguen recibiendo niños.

Queremos fijarnos en el Hospital Gregorio Marañón. Una madre infectada por coronavirus ha dado a luz un bebé sano. Para evitar el contagio han sido separados y se ven a través de videollamada.

Madres con covid-19

Y es que la vida siempre se abre paso ante la adversidad. María y la pequeña Olalla están sanas, pero no todas las mamás que han dado a luz estos días. Algunas lo han hecho contagiadas por el covid-19.

La gran mayoría de los niños, nacidos de madres positivas, pueden estar con ellas, pero cuando no es posible, las videollamadas, en estos casos, acercan a madres e hijos. Igual que el resto de la población, los recién nacidos también están aislados.

Usuaria más joven de videollamada

El nacimiento de Olalla, como el de otros tantos niños que han venido al mundo durante la pandemia, son el empuje que necesita la sociedad para afrontar el futuro con esperanza. Ella aún no lo sabe pero es la usuaria más joven de las videollamadas.

Durante la pandemia, en el Hospital Gregorio Marañón han nacido 25 niños de madres positivas. La vida siempre se abre paso ante la adversidad. Y los hospitales están preparados para recibir a las futuras mamás.