La increíble vivienda del tejado hasta el suelo de Becerril de la Sierra

La increíble vivienda del tejado hasta el suelo de Becerril de la Sierra

Manuel Monroy tuvo una inspiración a la hora de acabar un proyecto en el que se había 'atascado'. El arquitecto, hijo del actor del mismo nombre, dejó guiar su mano en libertad y la línea del tejado terminó en el suelo. Entonces, según cuenta él mismo, "me estremecí". Acababa de crear un diseño único, que luego repetiría para sí mismo. Y en plena sierra de Guadarrama en Becerril de la Sierra, una cálida y luminosa vivienda nos recibe con el tejado en forma de brazos acogedores que llegan "en forma de humildad" hasta el suelo.

El resultado de un momento de inspiración

Manuel Monroy, el arquitecto y propietario de este curioso chalet de sierra, nos explica cómo se gestó el proyecto. Tras estar tres años de 'sequía creativa', un buen día se sentó frente a una hoja en blanco y comenzó a diseñar la vivienda. De pronto, el trazado del tejado continuó hacia abajo. ¿El resultado? La actual vivienda del tejado hasta el suelo.

"Un amigo me encargó un proyecto, estuve tres años pensando, no salía nada. Vi una casa en Santander con la cubierta a dos aguas, la dibujé y vi que tampoco salía nada... y en un momento de inspiración, se me ocurrió continuar el techo hasta el suelo".

Y así nació esta vivienda forrada por dentro de madera, en techo y suelos. Un lugar cálido, acogedor, lleno de luz y que transmite mucha serenidad.

Interior de la Casa del Tejado hasta el suelo |REDACCIÓN
"La forma en alero del tejado que llega hasta el suelo es una lección de humildad"

"Los aleros del tejado abrazan al visitante como harían los brazos de un padre", nos explica Manuel.

Un tejado que tiene una inclinación de 21 grados, lo que equivale a un desnivel del 41%, y que está hecho a base de filita en rama, que es similar a la pizarra. Cada placa va clavada a unos rasteles de madera que tienen debajo. Cada uno lleva dos o tres taladros con clavos.

Es un tejado seguro, y aunque cualquiera se podría subir encima, "no hay ningún acceso a la vivienda desde ahí", nos dice Manuel, que ya pensó en su día también en que la casa fuera un lugar seguro.

La vivienda cuenta, entre las dos plantas, con cerca de 400 metros cuadrados. El punto del techo más alto está a seis metros.