La opción rentable del agricultor de no contar con intermediarios

La opción rentable del agricultor de no contar con intermediarios

El campo sigue con sus protestas, con su movilizaciones y se renueva. Muchas explotaciones apuestan por el mercado de proximidad, suministrando productos frescos a cooperativas de consumidores, evitando a los intermediarios. Algunos agricultores venden sus productos por Internet y los reparten a domicilio.

Ante los bajos precios en origen cada vez son más las explotaciones agrarias que venden directamente. Luis es agricultor de Paracuellos del Jarama y pertenece a la Asociación Huerta El Chorrillo, que está dentro de la plataforma Madrid Acroecológico, insiste en que deben buscarse nuevas vías para vender.

"Informamos del producto que tenemos en la huerta"

"Tenemos una web y a través de redes sociales tenemos varias personas interesadas. A partir de ahí informamos todas las semanas del producto que tenemos en la huerta, todos productos de temporada", explica. Y es que en varios grupos que tienen de WhatsApp y Telegram superan los 700 componentes.

Cestas de 6 kilos

Para estos clientes proponen unas cestas de diferentes productos de temporada con un peso de seis kilos. "Hay semanas que lo componen seis productos, otras semanas ocho, depende de lo que tengamos en la huerta. Esa cesta son 15 euros a 2,50 el kilo. También tenemos productos que puedes pedir fuera de la cesta y el precio puede estar incluso por debajo, depende de la temporada", comenta Luis.

Al no haber intermediarios, los agricultores ganan más y el cliente, pagando un poco más, recibe productos frescos sin ningún tipo de tratamiento y con la garantía de que son de proximidad.

"Lo llevamos a un colegio o directamente a un particular"

En bicicleta por el centro

Cuando estos agricultores proceden a vender los productos, se desplazan en furgoneta hasta Madrid. Sin embargo, al tener coches antiguos, si el pedido se realiza desde el centro de Madrid, Madrid Central, deben acceder en bicicleta.

"Lo llevamos o a un colegio o directamente a casa del particular. Como no podemos entrar en Madrid Central porque nuestros coches son viejos, paramos en un punto y desde ahí hacemos el reparto en bicicleta. Nos funciona bien incluso mejor que con la furgoneta", reconoce Luis.