La noche soñada de Vinícius

La noche soñada de Vinícius

La insistencia de Vinícius merecía una noche grande en el estadio Santiago Bernabéu. Desafió cualquier crítica por su falta de pausa en la definición y demostró que es el único futbolista de la plantilla del Real Madrid con capacidad para encarar siempre rivales, provocar desequilibrio cada vez que entra en contacto con el balón y buscar espacios.

Todo el ataque del equipo de Zidane pasó por sus botas, creando la sensación de inseguridad en Semedo y derribando la seguridad defensiva del Barcelona. El acierto en la acción final que le faltó en la primera parte, cuando eligió mal en los últimos metros, cambió en la segunda y fue decisivo con su acción del gol.

Gerard Piqué, confiado en la mala estadística rematadora de Vinícius, le cedió el espacio para el tiro y optó por tapar el pase. Esa decisión provocó que el disparo golpease en él y desviase la trayectoria para superar a Ter Stegen.

El brasileño se convertía en el futbolista más joven en marcar en un clásico en el siglo XXI superando a Leo Messi que perdonó las dos claras que tuvo. Firmó Vini su primer noche soñada ante el madridismo, recibiendo todo el calor de una afición que premió la constancia de un chico de 19 años.

El delantero del Real Madrid Vinícius Junior se mostró eufórico por la victoria lograda ante el Barcelona, (2-0) encarrilada con un gol que marcó en la segunda parte y que desvió Gerard Piqué antes de que entrara en la portería.

"Fue un tiro, no un pase. Es un gol mío. Tiré a portería", dijo el futbolista brasileño. "Fue un buen pase de Kroos. Salió bien y pude marcar". Vinícius vivió su mejor noche como jugador del Real Madrid: "Seguro que es mi mejor noche. He trabajado mucho y sabía que esto iba a llegar".

"Tenemos que seguir así. Confiamos en nuestro trabajo siempre. Hemos jugado muy bien y ganamos", apuntó Vinícius, que celebró el gol señalando el escudo del Real Madrid. "Estoy en el mejor equipo del mundo y quería que se viera", dijo.

Vinícius, en esta ocasión, opinó bien del árbitro con el que conversó en el tramo final. "Me dijo que no protestara, que tenía una tarjeta".

El atacante brasileño reivindicó la acción que desniveló el clásico en el minuto 71 y que le transformó en el protagonista de la victoria y del regreso al liderato del conjunto blanco. Tan eléctrico como muchas veces impreciso, insistió e insistió hasta que derribó el muro del gol. Un grito en el altavoz más ruidoso posible: el duelo contra el Barcelona. No marcaba ningún tanto en el campeonato desde el pasado 25 de septiembre, cuando hizo una de las dos dianas al Osasuna.

El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, valoró el gran partido del brasileño: “Al final ha marcado un gol importante en un partido importante y me alegro por él. Sus esfuerzos, no solo ofensivos, defensivamente ha hecho un gran trabajo y es lo que yo destaco de nuestro trabajo hoy, nuestra solidez”, declaró.

“Las condiciones las tiene. Lo que se diga fuera (ríe)… no se controla y él lo sabe. A veces las críticas son complicadas, pero tiene que vivir con eso porque es el Real Madrid. Ha hecho muy buen trabajo, pero el partido lo ganamos gracias al esfuerzo colectivo”, completó sobre los comentarios negativos que se dicen sobre Vinícius.