Cerco al tráfico de drogas en la Cañada Real tras el golpe al 'clan de los Kikos'

Cerco al tráfico de drogas en la Cañada Real tras el golpe al 'clan de los Kikos'

Cerco a la dorga en Cañada Real. Utilizando drones y helicópero, más de un centenar de agentes de las Policías Municipal y Nacional han desplegado un amplio dispositivo en el que han identificado a más de 300 personas. Cuatro de ellas han sido detenidas por delitos contra la salud pública y tenencia ilícita de armas. Se han controlado 180 vehículos. Los agentes retiraron con grua más de 30 de estos vehículos.

Y todo esto, justo después de otra operación de la Policía Nacional que ha desmantelado la organización del clan de los 'Kikos', considerados como principales narcotraficantes de nuestra Comunidad.

Su líder, Francisco Hernández, aficando en Alcalá de Henares, manejaba supuestamente un negocio que suministraba 200 dosis diarias en la Cañada. Hoy hemos sabido que esa droga era suministrada desde el Pozo del Tío Raimundo.

El líder de los 'Kikos'

Fusil de asalto en mano o rodeado de billetes de lotería. Así presumía el líder del clan de los Kikos en sus redes sociales. Su historia es la del ascenso al trono del narcotráfico en Madrid. Supo aprovechar el vacío de poder creado con la caída del clan de los Gordos. De hecho es hermano de Juanjo, el cabeza de familia, hoy rehabilitado tras su paso por prisión y del que reniega.

Francisco y su mujer Yolanda, viven en el barrio del Pilar en Alcalá de Henares. En el registro, la Policía encontró 18 armas de asalto y medio millón de euros en escondites.

En la Cañada Real, tenían una infravivienda bunkerizada destinada a la venta y consumo de drogas. A la puerta, los 'machacas' controlaban la presencia policial.

La droga estaba custodiada en una caja fuerte en el Pozo del Tío Raimundo. Casi nadie quería hablar hoy. Saben que aunque los cabecillas estén en prisión, los Kikos aún tienen seguidores en el barrio.

Mejores Momentos

Programas Completos