Sanidad reconoce saturación y estrés en los hospitales de Madrid

Sanidad reconoce saturación y estrés en los hospitales de Madrid

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido este miércoles que hay hospitales en Madrid "muy saturados" en los que se está trabajando "bajo un estrés muy importante", aunque ha precisado que la carga asistencial es "muy desigual" entre centros sanitarios. El portavoz del gobierno regional para la crisis del coronavirus advierte que Madrid corre el riesgo de quedarse sin camas de UVI en los hospitales.

Los hospitales madrileños están casi al límite. A ello hay que unir la "incertidumbre" sobre desabastecimientos de productos sanitarios, lo que "no ayuda", ha dicho Simón en rueda de prensa tras la reunión diaria del Comité de Seguimiento y Evaluación del Coronavirus.

Simón ha explicado que, dada la situación, la Comunidad de Madrid está valorando alternativas como el movimiento de pacientes a otros hospitales o "utilizar otros recursos".

Este experto ha apuntado a que la presión sobre el sistema sanitario madrileño viene dada por las características de sus pacientes, ya que un grupo muy importante está asociado a centros o residencias sociosanitarios, personas en las que la letalidad y los cuadros graves son "muy superiores" a otros grupos de población.

Tras señalar que el 80 % de los 126 pacientes que hay en la UCI están ingresadas en hospitales madrileños (102), ha considerado que "hay que reforzar" estos servicios y ha agregado que le consta que el gobierno madrileño está haciendo "esfuerzos" para garantizar la mayor eficiencia.

Simón ha señalado que se está tratando de eliminar el riesgo en poblaciones frágiles, para lo cual se está limitando el acceso de población a los hospitales, al igual que a otros centros donde hay población vulnerable, una medida que "se tiene que entender".

En concreto, tras algunas críticas sobre la situación en el Hospital Infanta Elena en Valdemoro, fuentes sindicales de ese centro han explicado a EFE que no hay un problema de desabastecimiento de los equipos de protección, aunque van “justos, como en otros centros”.

En todo caso, las mismas fuentes han asegurado que en la UCI, las Urgencias y las plantas aisladas donde se atiende a los enfermos que dan positivo en coronavirus “están bien de material”, por lo que “no hay alarma”, aunque han explicado que las mascarillas y el resto de equipos se están administrando para evitar un mal uso del mismo.

Uno de los centros donde están más desbordados es el hospital Doce de Octubre donde se han habilitado varias plantas para los ingresados por coronavirus.

La Paz, como el resto de hospitales madrileños, trabaja a contrarreloj. Muchos de los más de 1.000 afectados ingresan aquí. Los sindicatos piden más personal no sanitario de limpieza y celadores.Desde La Paz aseguran que el hospital no está saturado pero que podría llegar a estarlo.De hecho, este mensaje ha lanzado en redes sociales el jefe de Enfermedades Infecciosas de La Paz. "Nos estamos quedando sin equipos de protección y podemos quedarnos sin camas de UVI".

@JoseR.Arribas Twitter

Sanidad va a garantizar el suministro de mascarillas y guantes para el personal sanitario.

De ayer a hoy, la Comunidad de Madrid ha contratado a 500 personas. Ya son casi 1.000 las incorporaciones específicas para el coronavirus.

La Comunidad ha reforzado el servicio de información y atención telefónica sobre el coronavirus 900 102 112.

El Ministerio de Sanidad ha confirmado este miércoles 2.109 casos de coronavirus en España y 47 fallecidos, casi la mitad de ellos -tanto los contagios como las muertes- en la Comunidad de Madrid, y espera que, si todo "va muy bien", en dos meses podría no haber transmisión del COVID-19.

Cirugías quirúrgicas programadas, las consultas externas no preferentes, las pruebas diagnósticas no preferentes y los ingresos programados podrán ser suspendidos o retrasados en la Comunidad de Madrid dentro de las medidas preventivas aplicadas para evitar la extensión del coronavirus en la región.