Buscando el cadáver de un familiar

Buscando el cadáver de un familiar

El gran incremento de los fallecidos por coronavirus ha llevado al límite la capacidad de los servicios funerarios. A pesar de que ya hay habilitados tres depósitos provisionales de cadáveres, algunas familias están viviendo una auténtica odisea para poder saber dónde se encuentran los restos de sus seres queridos.

A mediodía Rosa ha enterrado a su padre. Llevaba dos semanas buscándole. La Unidad Militar de Emergencias trasladó su cuerpo a la morgue del Palacio de Hielo y se ha enterado del entierro con sólo unas horas de antelación.

Reconoce que ha tenido que ocultar información a su madre para evitarla el dolor derivado de la situación.

No ha sido el único caso. David está viviendo algo parecido con la abuela de su mujer, que falleció el 25 de marzo. Al final supo que se encontraba en un depósito de Villaverde. El sólo quiere enterrarla y pasar el momento de duelo, para poder mirar adelante.

Desde las funerarias, atribuyen los fallos al colapso derivado del alto número de fallecidos a causa del Covid-19. Así lo asegura Alfredo Gosálvez, secretario general de PANASEF que denuncia que la falta de planificación y de coordinación esta dificultando la situación.