Fallece una mujer en Mallorca tras caerle una palmera por el fuerte viento

Fallece una mujer en Mallorca tras caerle una palmera por el fuerte viento

Una mujer de 37 años ha fallecido en Palma tras caerle encima una palmera movida por el fuerte viento en el Parc de la Mar, junto a la Catedral de Mallorca, isla que, al igual que más de una decena de provincias, ha amanecido en alerta naranja por riesgo de vientos de hasta 169 kilómetros por hora.

Además, estas rachas de viento, acompañadas en muchos casos de fenómenos costeros con olas de hasta siete metros, han causado diversas incidencias y algunos destrozos en lugares como Gijón, Puig Sesolles (Barcelona), Cayón (Cantabria) o A Coruña.

La mayoría por caída de árboles, ramas, piedras en las carreteras, contenedores, postes de alumbrado, de telefonía, vallas, tejas o carteles publicitarios.

En Palma, la mujer muerta, según ha informado la Policía Nacional, era extranjera e iba acompañada por un hombre y una niña.

Debido a los múltiples traumatismos que ha sufrido y la gravedad de su estado ha fallecido en el mismo lugar del suceso, a pesar de las maniobras de reanimación cardiopulmonar que se le han practicado.

Al lugar del accidente, además de una ambulancia del 061, han acudido Bomberos de Palma y agentes de las Policía Local y Nacional; esta última ha abierto una investigación.

Rachas de 169 KM/H1

La jornada de hoy comenzó con catorce provincias españolas en alerta naranja por riesgo importante de fuertes vientos o de fenómenos costeros; Cantabria comenzó la madrugada en aviso rojo -la máxima alerta de la Agencia Estatal de Meteorología- por fenómenos costeros adversos en el litoral, que a las 7:00 horas se rebajó a naranja.

Esto ha ocasionado que el 112 Cantabria haya abierto 137 incidencias desde las 2:00 hasta las 7:00 horas, la mayoría de ellas por caídas de ramas, cables, árboles y averías de luz.

Además de Cantabria y Mallorca, han comenzado el día en alerta naranja por los mismos riesgos Asturias, Almería, Granada, Albacete, Tarragona, A Coruña, Lugo, Vizcaya, Guipúzcoa, Murcia, Valencia y Castellón -esta última ahora en alerta amarilla-.

En Vizcaya los daños han sido materiales, principalmente por la caída de árboles, lo que ha hecho movilizar a los efectivos disponibles en los ocho parques de bomberos del territorio, que solo durante la mañana han llevado a cabo cerca de un centenar de intervenciones.

En esta provincia, en el cabo de Matxitxako se han registrado esta pasada madrugada rachas de viento de hasta 169 kilómetros por hora.

En Asturias, se han contabilizado 253 incidentes en 46 concejos de la región: cortes y limpiezas de carreteras y retirada de elementos peligrosos por la caída de árboles, fundamentalmente.

El viento y la lluvia han causado casi 150 incidencias en Galicia: la más afectada ha sido la de A Coruña con 70 incidencias, seguida de la de Lugo con 31, la de Pontevedra con 30, y seis contabilizados en la provincia de Ourense.

Cataluña está en situación de alerta por las fuertes rachas de viento, que en la zona de Mont-roig del Camp superan los 100 kilómetros por hora. En total, los Bomberos de la Generalitat han atendido un total de 237 avisos hasta el mediodía.

En Tarragona, un árbol que ha caído por el viento en la vía ha obligado a cortar la circulación ferroviaria entre Mont-roig del Camp y Cambrils, lo que afecta al paso de trenes de las líneas RT2, R16 y el Corredor mediterráneo, según informa Protección Civil.

El servicio de Emergencias 112 de Castilla y León ha atendido más de 70 incidencias, mientras que en Madrid, en la capital y en municipios de la sierra, el 112 ha gestionado entre las 9:00 y las 13:00 horas 146 expedientes, la mayoría de poca relevancia.

Este lunes, según la Aemet, la situación mejorará, aunque seguirán previsiblemente en alerta naranja A Coruña, Lugo, Asturias, Vizcaya, Guipúzcoa y Cantabria.