El Partido de la Onda 04.12.2020

El Real Madrid superó la triple emboscada del Asvel Villeurbanne (91-84), aunque al final consiguió anotar 11 con un 50 por ciento de acierto, gracias a la buena defensa del equipo en el último cuarto y al gran trabajo de Walter Tavares, Sergio Llull, Rudy Fernández y Fabien Causeur.

El Villeurbanne venía avisando con dos victorias ante Panathinaikos, con un 71%de acierto en el triple, y Barcelona, con un 62%. El Real Madrid intentó jugar rápido en ataque, pero en defensa no pudo evitar los lanzamientos exteriores, aunque algunos fueron punteados.

Defensa para frenar los triples

Al descanso, el 40-50 casi se antojó corto para el 9 de 14 de los franceses desde la línea de tres puntos, un 64.3 por ciento. El Real Madrid sin hacer un mal partido, no encontró el ritmo necesario, sobre todo en defensa, por el tremendo acierto del rival, un auténtico martirio.

Pablo Laso fue consciente de que la única solución tenía que llegar desde la defensa y a eso se aplicaron sus jugadores Cerrado el grifo de los triples franceses, el Real Madrid comenzó a echar el aliento en el cogote a su rival, 77-79.

Al Villeurbanne le comenzaron a temblar las piernas y a falta de tres minutos para el final, 84-79, el parcial del Real Madrid era de 23-9. En esta tesitura de partido, el Real Madrid tiró de galones para conseguir una victoria trabajada en la que Tavares, Llull, Rudy y Causeur tuvieron un gran peso. La defensa madridista funcionó y el Villeurbanne no metió ningún triple en el último cuarto.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Euroliga