Salud al día 06.01.2018

Salud al día 06.01.2018

En Salud Al Día estamos convencidísimos de que una buena salud se consigue a base de prevención. Por eso, cada programa recurrimos a las indicaciones de varios expertos en sus ámbitos para elaborar una serie de consejos para estar sano como un roble.

Por ejemplo, después de estas fechas tan señaladas como es la Navidad, el cuerpo se acostumbra a comer y a beber para socializar, por lo que cometemos algunos excesos. Algunas personas prefieren moderarse y continuar con una dieta más equilibrada a pesar de las tentaciones. Otros optan por quemarlo ya el año que viene. Sin embargo, lo que para muchos es el orden natural, para otros se convierte todo el año en una tortura.

Hablamos con jefa de Pediatría de Medicina del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, Raquel Jiménez, sobre los dos trastornos alimenticios más habituales: la anorexia nerviosa y la bulimia., que sobre todo padecen los adolescentes. Analizamos en qué consiste y cómo detectar y prevenir esta dolencia en nuestros jóvenes.

Por otro lado, la Dra. Ciruelos, de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre, nos da consejos para detectar los diferentes tipos de cáncer que padecen las mujeres. Lo más importante para detectarlos a tiempo es una buena prevención acudiendo a las revisiones médicas al menos dos veces al año. Nada más que siguiendo ese paso podremos prevenir el cáncer hasta en un 85 por ciento.

También contaremos con el testimonio de Alberto, un madrileño donante de médula que ha sido convocado para ayudar a una persona necesitada de un trasplante. En lo habitual, el donante principalmente se busca entre el círculo familiar del paciente, pero de no ser el caso, hay un listado internacional de donantes. En Madrid actualmente hay 14 centros para donar médula y al año se convocan a unas 30 personas para que acudan a donar. Mientras que el 90 por ciento de la donación se hace a través de la sangre, el otro diez por ciento se hace extrayendo médula de la cadera.

Por último, descubrimos las ventajas del baile y de la música para atajar problemas como la depresión o el envejecimiento. Y como se suele decir, que nos quiten lo bailao.