Sánchez y Ayuso chocan por la armonización del impuesto de Sucesiones

Sánchez y Ayuso chocan por la armonización del impuesto de Sucesiones

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha afirmado este miércoles que su intención es armonizar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para los grandes patrimonios y acabar así con el 'dumping fiscal' que, por ejemplo, existe en la Comunidad de Madrid, donde este impuesto está bonificado casi en su totalidad.

"Los grandes patrimonios se vienen a Madrid porque saben que no tributan por Sucesiones y se acaba así con fuentes de oportunidad en otros territorios (...) Se va a armonizar (este impuesto) para los grandes patrimonios, no para la clase media", ha señalado Sánchez en declaraciones a Antena 3.

Sánchez ha subrayado que el modelo fiscal de Madrid está muy vinculado a su "efecto capitalidad", atrayendo a muchas grandes empresas y patrimonios, lo que tiene una repercusión positiva en términos fiscales para Madrid. "Por eso se pueden permitir el lujo de suprimir Sucesiones y eso beneficia a los grandes patrimonios, no a la clase media", ha subrayado Sánchez, que ha criticado la "contradicción de la derecha" al defender la lucha contra la despoblación al mismo tiempo que apoya el 'dumping fiscal' en Madrid.

El presidente del Gobierno en funciones ha afirmado que los presidentes autonómicos, incluso hasta del PP, se le quejan del 'dumping fiscal' en Madrid porque muchas grandes empresas se localicen en esta comunidad y no en sus territorios.

Ayuso tacha de "extrema gravedad" la acusación de Sánchez

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha tachado de "extrema gravedad" la acusación del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y ha sostenido que busca "dividir" a las autonomías.

"Resulta que la comunidad autónoma que mejor funciona de España es la enemiga de todas las demás. Con esas declaraciones hoy ha pretendido el presidente echar a unas comunidades autónomas en contra de otras, enemistar al resto de comunidades autónomas con la de Madrid", ha dicho en declaraciones a los medios. A su parecer, Sánchez ha dejado de ser el presidente "de todos los madrileños" con sus palabras y lo que tendría que hacer es preguntarse por qué es verdad que hay ciudadanos que vienen a Madrid por esa política de 'dumping'.

Para la dirigente regional, el resto de autonomías tienen que "tomar ejemplo" de la Comunidad y "bajar ellos los impuestos". "Demuestra que el socialismo es el reparto equitativo de la miseria y lo que hace es enemistarnos. Esto es un sinsentido", ha señalado a continuación. En este punto, ha hecho hincapié en que "cuando un inversión extranjero llega a España lo que va a buscar es comunidades autónomas donde bajen los impuestos". Según Ayuso, "si Madrid los sube lo que van a hacer es expulsar a la iniciativa privada de todo el país" y estos se irán a otros países del entorno de la zona euro que también están bajándolos.

La presidenta madrileña ha sostenido que "el impuesto de donaciones y sucesiones" es "un robo" así como un impuesto "anacrónico que no existe en quince países de la Unión Europea", al igual que el de Patrimonio. "Son impuestos inventados por los políticos. Estos impuestos lo que hacen es volver al repago y atacan directamente a la iniciativa privada y atentan contra la economía familiar", ha remarcado, para a renglón seguido incidir en que esto afecta a muchas familias que "muchas veces no pueden heredar su piso precisamente por los impuestos".

Ayuso ha insistido en que Sánchez debe demostrar que no va a subir los impuestos en la Comunidad y que no se va a convertir en "su peor enemigo". Ahora mismo considera que hay una "política perfectamente orquestada" del Gobierno contra Madrid, que se ve en el dinero que les adeudan del IVA correspondiente a diciembre de 2017 y de las entregas a cuenta.

"Se necesita tener impuestos para pagar unos buenos servicios públicos pero directamente meter la mano en los bolsillos de las familias no es la mejor política fiscal"

La líder del Ejecutivo ha sostenido que este ha perdido "todo el rigor político". Por ello, ha advertido a todos los ciudadanos que viven y trabajan en la región que si el presidente del Gobierno lo sigue siendo a partir del 10 de noviembre, día de las elecciones, va a ir directamente "contra los intereses económicos" de todos los que están ahí trabajando y pagando sus impuestos "religiosamente". "Se necesita tener impuestos para pagar unos buenos servicios públicos pero directamente meter la mano en los bolsillos de las familias no es la mejor política fiscal", ha concluido.