Pensiones, SMI y reforma laboral, las prioridades del Gobierno

Pensiones, SMI y reforma laboral, las prioridades del Gobierno

Entre las primeras medidas que aprobará el Gobierno están la subida de las pensiones y del sueldo de los funcionarios. Dos reivindicaciones que cuentan con el consenso de los agentes sociales. Pero no ocurre lo mismo con otras propuestas. Los sindicatos urgen a derogar la reforma laboral y a elevar el salario mínimo, mientras que los empresarios piden al nuevo gobierno que no tome decisiones por decreto y abogan por el diálogo.

La derogación de la reforma laboral de 2012 es uno de los principales puntos del acuerdo para el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos que tendrá que afrontar la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Con casi 19,9 millones de ocupados, pero sin haber recuperado aún los niveles de empleo previos a la crisis, el mercado laboral español se enfrenta a un enfriamiento, en línea con la desaceleración económica.

Subida del Salario Mínimo Interprofesional

La primera medida que tendrá que abordar Díaz será previsiblemente la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2020, ya que en el acuerdo de Gobierno solo aparece el compromiso de elevarlo al 60 % del salario medio neto al cierre de la Legislatura, una cifra sobre la que ni siquiera hay consenso, ya que, según la fuente, se calcula en entre 1.000 y 1.200 euros mensuales.

Está por decidir cuánto se aumenta el SMI, un asunto que la ministra consultará con los agentes sociales, si bien la patronal CEOE se muestra reticente a una nueva subida, tras el alza del 22,3 % de 2019 que cree que ha contribuido a frenar el empleo. Los empresarios exigen que todo se haga en la mesa diálogo social y con consenso.

Así lo pidió, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que ha insistido en que no le "gusta" que se "retoque" la economía "por reales decretos" y por ello ve "un error" que esta materia se regulen mediante esa vía. "Eso tiene que estar en mesa de diálogo social", ha subrayado.

UGT, por su parte, emplaza al nuevo Gobierno a que inicie con carácter "inmediato" el cambio social y económico, con medidas como un plan de empleo para combatir la precariedad que incluya la derogación de las reformas laborales y de la de las pensiones de 2013.

Los sindicatos exigen, en este sentido, una subida inminente del salario mínimo hasta los 1.000 euros al mes. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, subrayó que los sindicatos están dispuestos a negociar con las patronales y el Gobierno el itinerario de la subida del SMI hasta el 60% del salario medio, tal y como recomienda la Carta Social Europea.

Una medida que los autónomos rechazan, dos de cada tres creen que dicha subida perjudicará a su negocio.

El 69,1% de los autónomos creen que su negocio se verá perjudicado si se aprueba otra subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2020, según se desprende del Barómetro ATA del Trabajo Autónomo realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

De este total, un 22,3% afirma que les afectará bastante, casi un 32% que lo sufrirán "mucho" y un 15% piensa que le afectará "algo". Por el contrario, casi un 17,3% considera que no verá ningún cambio en su negocio.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha explicado que la subida del SMI no es un problema exclusivamente para los empresarios, sino que también lo es para familias, trabajadores y pensionistas, porque tienen personal contratado en sus casas.

Reforma laboral

Respecto a la reforma del PP de 2012, el acuerdo de Gobierno sugiere que se derogará en su totalidad, con el compromiso de recuperar con urgencia la prioridad del convenio sectorial sobre el de empresa y la vigencia indefinida de los convenios (ultractividad).

El texto acordado por el PSOE y Unidas Podemos también habla de eliminar inmediatamente el despido por bajas reincidentes en un periodo de tiempo determinado, que recientemente había sido avalado por el Tribunal Constitucional.

No será la única reforma, también el Gobierno deberá negociar la futura reforma de las Pensiones en la mesa de diálogo social. Las movilizaciones de los pensionistas comenzaron hace dos años y desde entonces no han descansado un solo lunes ern manifestarse todos los lunes. Exigen una pensión mínima de 1.080 eruos al mes y aseguran que no pararán gobierne quien gobierne.

El nuevo ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se ha comprometido este lunes a actualizar las pensiones conforme al IPC, a terminar con el déficit del sistema y a reflexionar sobre la previsión complementaria.

La subida salarial de los más de 2,5 millones de funcionarios también está encima de la mesa. Ésta, junto con la subida del 0,9 de las pensiones serán de las primeras medidas que apruebe el Gobierno.