Cuatro días sin ordenadores en el Hospital de Torrejón

Cuatro días sin ordenadores en el Hospital de Torrejón

Si por algo no son famosos los médicos es por su letra. Pero desde el viernes, en el Hospital Universitario de Torrejón, han tenido que volver a la escritura manual.

No funcionan los ordenadores. “Nos toca usar boli y papel, algo a lo que los médicos ya no estamos acostumbrados”, se encoge de hombros la doctora Miriam Eimil, neuróloga y delegada de la Asociación de Médicos y Técnicos Superiores de Madrid.

“Nos toca usar boli y papel, algo a lo que los médicos ya no estamos acostumbrados”

Coincide con la gerente del Hospital, Cristina Granados, en que los pacientes no se están viendo afectados por el apagón informático. “Les vamos a atender con normalidad. La única diferencia es que en vez de tener una historia clínica informática la van a tener en papel, pero esta luego se digitalizará", señala.

Desde el hospital siguen investigando las causas del bloqueo, aunque admiten que puede tratarse de un ataque informático.

“No utilizan los sistemas necesarios para proteger al Hospital

Para Comisiones Obreras la responsabilidad última es de la gestión privada del centro. “Los ataques informáticos están a la orden del día”, critica Samuel Mosquera, portavoz de Sanidad Privada de CCOO en Madrid. “No utilizan los sistemas necesarios para proteger al Hospital”, añade.

El sindicato recomienda a los pacientes que vayan a otros centros como el de Coslada o Alcalá de Henares.

“Excepto algún retraso puntual, ni la actividad asistencial ni las intervenciones programadas se han visto afectadas”

“Calculamos que este jueves estarán recuperados el 60% de los sistemas informáticos”, dice el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, quien asegura que los informáticos están trabajando las 24 horas del día para solucionar el problema. “Excepto algún retraso puntual, ni la actividad asistencial ni las intervenciones programadas se han visto afectadas”, añade.

Mientras se soluciona el problema, los médicos son conscientes de que toca arrimar el hombro. “A todos nos pesa tocar que trabajar un poco más esta semana”, dice la doctora Eimil, “pero hay que hacerlo”.